Archivo por meses: febrero 2007

Reuniones: ¿Los viejos roqueros chochean?

Texto publicado en PopMadrid el 26 de febrero de 2007

Hace poco The Police actuaron en los Grammy, y The Jam también se reúnen, sin Weller, del que luismr puso una frase genial el otro día en estas páginas: Yo y mis hijos tendríamos que ser indigentes y estar hambrientos en la calle para que llegara a simplemente considerar la idea (de la reunión de The Jam), y no creo que eso llegue a pasar.

Copio ahora una interesante frase de Juan Pardo sobre el mismo tema, sacada del libro “Érase una vez Los Brincos y Juan & Junior”. Sobre reuniones y la validez de ser roquero pasada cierta edad:

Me han acusado mucho de no querer volver a formar Los Brincos y es absolutamente cierto. En vez de acusarme deberían aplaudirme. No puedes pretender hacer con 40 años lo que hacas cuando tenías 20. No hubiera sido más que una burda imitación de lo que fuimos. El rockero más grande que ha existido ha sido Elvis Presley. ¿Qué era poco antes de morir? Un esperpento disfrazado de la Barbie que se limitaba a copiar al Elvis joven. El rock es joven, y es mentira que los rockeros nunca mueren. Los viejos rockeros chochean. Mi honestidad para con el rock se basa en que lo admiro, lo siento y en que me entregué a él cuando debía. Aparte, el rock te enseña a que evoluciones en otros campos. Hay un tiempo en la vida para todo.

¡Adelgace con la dieta del pop!

Texto publicado en PopMadrid el 22 de febrero de 2007

Repasando un número antiguo de una de mis revistas de cabecera, Environment and Behavior, he encontrado un curioso artículo (y que demuestra que el 90% de los estudios realizados en las universidades son las chorradas más grandes del mundo) sobre el gasto de la gente en un restaurante según el tipo de música que escucha mientras cena. El artículo es The effect of musical style on restaurant customers’ spending, escrito en 2003 por Adrian C. North y Amber Shilcock, ambos de la University of Leicester, y David J. Hargreaves, director del Centre for International Research in Creativity and Learning in Education (CIRCLE).

Tras 18 días en un restaurante llamado Softleys alternando días sin música, días con música clásica y das con música pop, han llegado a la conclusión de que si pones música clásica la gente gasta bastante más que si pones pop o no pones nada. La otra conclusión es que si pones música pop es lo mismo que si no pusieras nada, ya que el gasto es el mismo, lo que, para mí indica que estamos tan habituados a la música pop en todos lados que es como si no existiera, como el canto de los pájaros o el ruido del tráfico.

El artículo no pone el listado completo de canciones pop, solamente tres, tres horribles gemas pop, (You Drive Me) Crazy, de la cantante calva Britney Spears, Karma Chameleon, de Culture Club, y Livin’ la Vida Loca, de Ricky Martin. Tres canciones que quitan hambre.

43 años esperando a Los Brincos

Texto publicado en PopMadrid el 17 de febrero de 2007

Según la página de la Federación de Gremios de Editores de España el año 2005 se concedieron 76.265 ISBN, 77.367 el 2004, 77.950 el 2003, y así sucesivamente. Haciendo un cálculo aproximado, desde el año 1964 se habrán editado más de un millón de libros en España. Que haya habido que esperar cuarenta y tres años para que se edite una biografía del grupo de música popular español más importante de la historia me llama mucho la atención y me demuestra lo raquítico de la edición de libros sobre música en nuestro país y, una de dos, o que la industria editorial edita cosas absurdas sin interés, o que lo que yo pienso que es importante, no lo es tanto.

Los Brincos editan en 1964 su primer disco, y en 2006 César Campoy ha editado el primer libro sobre el grupo, “Érase una vez Los Brincos y Juan & Junior”, publicado por efe eme. El libro, que sigue la historia del grupo, de su creación, división en dos, y separación, muestra bastante bien, aunque sin entrar a fondo en ningún tema, la lucha de egos que se libró entre Fernando Árbex y Juan Pardo, con Junior haciendo de Harrison y González de Ringo, y que acabó con la divisin del grupo en dos, Los Brincos por un lado y Juan & Junior por el otro. También resulta interesante ver la cantidad de medios de los que dispusieron para realizar su obra, como sus producciones en el Reino Unido o las grabaciones en tropecientos idiomas, cosas que en parte desaprovecharon.

Un libro muy interesante, que no debería ser novedad, si viviéramos en un país normal. Pero tampoco hay, que yo recuerde, una biografa de Cecilia, de Bruno Lomas, de Los Salvajes, de casi nadie.

¿Cuántos leemos libros sobre música en España, además del cofrade groovyfamily, que ha escrito hace poco sobre el libro de Los Ángeles?