Archivo por meses: septiembre 2014

Sociedad Bilbaína. 175 años

Texto publicado en SPEND IN en septiembre de 2014

Por muchas veces que se hayan leído las novelas de Baroja y Unamuno ambientadas en las Guerras Carlistas es difícil imaginarse el Bilbao de hace 175 años, además de que las novelas de ambos genios no van tan atrás en el tiempo y se quedan treinta años después, en la Tercera Guerra; aunque a nuestros ojos dos siglos posteriores mucha diferencia no haya entre ellas. Nada más y nada menos que en 1839 un grupo de vecinos de la capital vizcaína decidió buscarse un lugar de esparcimiento a imagen y semejanza de los ya conocidos clubes ingleses y crearon la Sociedad Bilbaína, un lugar suyo y acogedor donde leer, conversar, jugar a las cartas y al billar. Lo dice bien claro el primer punto de los estatutos de 1839: “La Sociedad tiene por objeto la lectura y el recreo”. Y cumpliendo esa máxima siguen casi siglo y medio después, fomentando la cultura y el ocio en su ciudad. Máximo de Aguirre, principal impulsor de la Sociedad, estaría sin duda orgulloso de su obra, porque ya con cerca de dos siglos de existencia ésta continúa siendo un centro de recreo y esparcimiento donde prima la bilbainidad y la convivencia. Germán Barbier, actual Presidente dice lo mismo con otras palabras al proclamar que “como bilbaíno supone un orgullo presidir una institución tan bilbaína como lo es nuestra Sociedad. Pero lo que más me supone es responsabilidad: responsabilidad por dar continuidad y relevancia a una institución tan nuestra y responsabilidad por acertar en los cambios que obvia e ineludiblemente debe afrontar nuestra Sociedad”.

Inquietos y modernos, se ponen manos a la obra, si llega el alumbrado de gas a Bilbao, al año siguiente ya lo tienen instalado en el edificio de la plaza Nueva, donde tuvo su sede la Sociedad Bilbaína sus primeros cien años de vida. Curiosamente, en un principio en los salones del centro únicamente se podía beber y los socios tuvieron que esperar veinte años para que se pudiera comer en el restaurante; a partir de ahí han sido fieles a la gastronomía, cultura tan arraigada desde siempre en el Muy Noble y Muy Leal Señorío de Vizcaya, organizando todos los años la serie Grandes Maestros de la Cocina, donde cada encuentro invitan a un restaurante de reconocido prestigio de la nacional o internacional para presentar a los socios lo mejor de su repertorio culinario.

Seguir leyendo en SPEND IN.

De pintura: Ignacio Goitia

Texto publicado en SPEND IN en septiembre de 2014

Del pintor bilbaíno Ignacio Goitia podrán decirse infinidad de cosas buenas y también algunas malas pero lo que está claro es que desde pequeño ha sabido lo que quería hacer de mayor, ser pintor y dedicar su vida al arte, “durante los años del colegio ya tenía claro que quería estudiar Bellas Artes, incluso a veces sentía que todo ese tiempo de infancia y adolescencia no era más que un mero trámite para llegar por fin a la universidad donde me dedicaría a estudiar y aprender todo aquello que realmente me apasionara”. Esto es lo que se llama tener vocación.

Y eso hizo sin dudarlo dos veces, pintar, aunque primero cometió los típicos deslices de los artistas contemporáneos y se olvidó de dibujar para trabajar “con distintos soportes, lonas de toldos de colores, planchas de hierro, tablas de madera vieja o telas de lino” haciendo una especie de expresionismo lleno de “brochazos, chorretones y dripping”, que vemos parecido por todos lados en la actualidad, hasta que se cansó “de tanto manchón y chorretón y preferí centrarme en perfeccionar la técnica tradicional, ya que entendí que dominándola tendría más libertad para pintar y dibujar lo que quisiese” y se fue a los orígenes de todo, a Italia, a aprender de los clásicos, esto es, de los pintores de verdad.

Seguir leyendo en SPEND IN.

Dentro del laberinto

Texto publicado en SPEND IN en septiembre de 2014

“¡Yo te niego el Nidus!” era una frase recurrente en cada episodio de una serie televisiva de los años ochenta del siglo pasado llamada Dentro del laberinto en la que tres niños buscaban en unas cuevas laberínticas el dichoso Nidus que una malvada bruja siempre les negaba. He buscado en Google para recordar la serie y tentado he estado de darle a YouTube y ver un episodio, pero Joaquín Sabina, por una vez en su vida, tiene razón y gracias a él he recordado que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver” y no le he dado al play.

Porque si entras en un laberinto tienes que saber volver a la entrada o corres el riesgo de quedar congelado en su interior como Jack Torrance en El Resplandor. Ese riesgo esperamos que lo haya calculado perfectamente el editor Franco Maria Ricci cuando, con la ayuda de los arquitectos Pier Carlo Bontempi y Davide Dutto, ha creado el Labirinto della Masone dentro de la finca que posee a las afueras de la ciudad italiana de Parma, propiedad en la que, en un edificio en el centro del laberinto, planea mostrar su más que interesante colección de arte a partir de 2015. Este laberinto, en el que desde ya queremos perdernos cualquier tarde, tiene siete hectáreas de terreno y está realizado con distintas variedades de bambú.

Seguir leyendo en SPEND IN.

100 años de Leica, 100 años de fotografía

Texto publicado en SPEND IN en septiembre de 2014

Hay pocos nombres más míticos que Leica para los aficionados a la fotografía, salpicando su leyenda incluso a los que tenemos como únicos fundamentos fotográficos la Polaroid que nos regalaron en nuestra Primera Comunión y que tenemos colgada del perchero a la entrada de casa junto a una chaqueta de chándal y la medalla de un torneo de pádel del que quedamos finalistas los Gemelos Fantásticos.

Aunque fundada en 1849, casi cuando reinaba Carolo, Leica se vuelve clave en la Historia, con mayúsculas, cuando en 1913 Oskar Barnack crea un prototipo de cámara con negativos de 35 milímetros, es decir, una cámara portátil para llevar colgada del cuello. En 1925 sale en producción y su éxito es inmediato. La máxima de su creador dice todo: kleinen Negative, große Bilder, y tras este lema Leica revoluciona a la vez la fotografía, el periodismo, el arte e incluso la guerra.

Seguir leyendo en SPEND IN.