Archivo por meses: agosto 2008

Lapido ”Cartografía” (Pentatonia, 08)

Texto publicado en PopMadrid el 13 de agosto de 2008

Una vez que el compositor granadino José Ignacio Lapido ha sido proclamado a los cuatro vientos como El Maestro, poco queda que decir de las pasiones que levantan sus obras. Es el maestro por su trayectoria, en la que no ha dado ningún giro brusco ni ha tropezado en los casi treinta años que lleva en esto -aunque para algunos la remezcla de Fangoria del La vida qué mala es sí sea esa piedra en el camino-, logrando una obra totalmente íntegra y coherente, a pesar de haber realizado esa obra en dos grupos diferentes. Ahora Lapido llega con ”Cartografía”, su nueva obra, en donde en doce canciones nos vuelve a mostrar que, aunque es bien difícil crecer como compositor una vez que todos te proclaman perfecto, se puede seguir en el camino con la guitarra y emocionar a quien se le ponga por delante.

Lo que ”En otro tiempo, en otro lugar” era un tanto oscuro u obtuso, ahora es luminoso y llano, bordando Lapido los medios tiempos, con sus maqrollianas historias de perdedores y de amores y separaciones. El clasicismo abrumador que recorre todo el disco quizá sea lo mejor de todo. ”Todo lo que no es tradición, es plagio”, dijo Eugenio d’Ors hace un siglo, y Lapido lleva esta frase grabada a sangre y fuego en su guitarra. En el ángulo muerto, con su percusión, su órgano y su majestuoso solo final de guitarra es la mejor prueba de ello, pero no la única, Largo de cantar, el vals acústico de Escala de grises o la preciosa Algo me aleja de ti, que parece sacada de ”Kamikazes enamorados”, son otras de las muchas que pueblan ”Cartografía”.

Fuera de sus sobradamente valorados medios tiempos está una joya como El truco (en qué consiste), stoniana o de Tequila, que son lo mismo, en donde Lapido hace el rocanrol por el que cualquiera matara, con ese final de yeah, yeah, yeah, que te alegra la vida y da aire a un disco quizá demasiado reposado. Y es que Lapido, además, es el mejor compositor de rocanrol que hay en España. En la décima canción, Nadie supo decirme la verdad, lo demuestra de nuevo, logrando un ambiente en la cancin que tendrá a M-Clan con la boca abierta durante un buen tiempo.

Lapido ha hecho un gran disco, como nos tiene acostumbrados, en el que hasta la portada -y esto sí que es novedad- no es desagradable. Dios guarde al Maestro muchos años.

Grupo de expertos Solynieve ”Antiguo y nuevo” (Ejército Rojo, 08)

Texto publicado en PopMadrid el 6 de agosto de 2008

Con las cuatro canciones que se incluyen dentro de ”Antiguo y nuevo”, el precioso nuevo vinilo de 10” del Grupo de expertos Solynieve, el grupo nos muestra que su primer disco, ”Se ve que hay calidad”, era mucho más que una anécdota o un experimento, por muy bien que les saliera. ”Antiguo y nuevo” no tiene ese aroma de tesis que inundaba el anterior disco, en el que se empeñaron en teorizar acerca de una pretendida forma de ser andaluza, plagada de todos los tópicos de los que lleva decenios intentando escapar Andalucía, tan falsos como en cierto modo divertidos, pero que lastraban el disco, poniendo algunas nubes en tan luminoso primer disco.

Esta vez todo eso, si no desaparecido, sí que está amortiguado, ganando todos con ello, y se ve directamente en la primera canción, Con quien yo he sido, especie de blues de hojalata, o de ranchera country, o de bulería reconcentrada. Perfectamente cantada, con esas letras de J a la altura de muy poca gente, dejando las ocho sílabas de cada verso en su sitio, cantando de medio lado el romance de la sorpresa al saberse enamorado, ”Yo que siempre me reía, de los que se enamoraban, antes siempre me reía, pero te vi una mañana, y comprendí que mi vida, ya iba a estar siempre marcada”.

Gram Parsons es claramente otro de los que manejan los hilos del Grupo de expertos Solynieve, y le rinden tributo con la versión de su clásico Hickory Wind, traducido por ellos como Viento del nogal. Refrenados como son ellos y sin la sublime Emmylou haciendo los coros a la no menos sublime voz de Parsons todo es más difícil, pero la versión realmente resulta emocionante.

La cara B del disco se inicia con No vuelvo a quedar contigo, la canción más alejada de los mandamientos del grupo, aunque sí que tenga el humor de los dobles sentidos la letra, y rápidamente pasa a la última, La Reina de Inglaterra, que es la canción del año. Los guitarrazos a lo Townshend ya desde el principio te anuncian que algo gordo está empezando, donde la batería refuerza la entrada de la voz, que llega vibrante con la increíble letra que hace imposible no sonreír y saltar escuchando la canción, y desear desgañitarse en directo gritando ”¿Cómo será Talavera de la Reina de Inglaterra?”. Himno generacional. Obra maestra. Ponga el tópico que desee, todos caben.

Y así acaba, cuatro canciones solamente, pero llegan de sobra para pasárselo bien, además para qué más canciones si lo único que hay que hacer es poner una y otra vez La Reina de Inglaterra. Qué buen disco han hecho el Grupo de expertos Solynieve.

Fin de semana de risas y Sleeveface

Texto publicado en PopMadrid el 5 de agosto de 2008

Siguiendo las órdenes de luismr y su espectacular post sobre el Sleevefave, Esa cara me suena…, este finde, tras enseñarles a mis hermanos la que había hecho con el disco “Saca la lengua” de Los Ronaldos, nos pusimos a rebuscar en la discoteca familiar, con estos (lamentables) resultados. Incluso mi hermano se puso la camiseta rosa de PopMadrid para ser más corporativos, pero casi no se ve. Debido a las risas han salido movidas casi todas, salvando estas tres, además de la de Los Ronaldos:

sleeve1
Mario Lanza, “Recuerdos de Mario Lanza”, RCA 1959:

sleeve2

Ray Conniff y sus coros, “Música para esperar a las chicas”, CBS, 1970 (pedazo de disco):

sleeve4

Enrique y Ana, “Canta con Enrique y Ana”, Hispavox, 1979:

sleeve3

Verano de vinilo (V): Ana Curra

Texto publicado en PopMadrid el 4 de agosto de 2008

Desde luego que la carrera en solitario de Ana Curra no es para echar cohetes, pero tiene un par de canciones -una sobre todo- que para mí es una de las mejores canciones españolas de los ochenta, Volveré. Da la impresión de que el hacedor de buena parte de esas maravillosas canciones fue José Battaglio, también compositor de las mejores canciones de La Frontera y de Esqueletos y hoy reputado músico de publicidad; Battaglio se juntó con Ana Curra y entre los dos sacaron en 1985 el EP ”Una noche sin ti”, que, además de Volveré tiene Una noche sin ti, canción que a veinte años vista resulta de un moderno insultante de tan anticuada que parece, líneas de bajo siniestro-afterpunk, ética y estética de la Madonna de Borderline o de Estación Victoria, qué más da. Vamos, lo que a Ellos y semejantes les hace babear. A continuación Volveré en Tocata, con Batagglio de superstar y Ana con unos bailes espectaculares. Gloria Bendita:

Volveré es la mejor canción cantada a dúo chico-chica de la historia de la música española, y la segunda mejor de todos el mundo tras, claro, Something Stupid. Dos años después, haciendo una música ya totalmente pasada de moda y a punto de asomar el huracán indie, sale “Volviendo a las andadas”, en donde repite el gran Alberto García-Alix con la imaginería, y se sustituye a Battaglio -que todavía aporta el soul de Es tarde para cambiar– por un ramillete de estrellas todavía en las trincheras, Sabino Méndez, Manolo UVI, el recientemente fallecido Quico Rivas y componentes y satélites de Los Vegetales, que aportan variedad al disco, pero donde resaltan las dos versiones, la de Unidos, sorprendentemente buena, y la descacharrante de Rien de rien, que antes me daba hasta vergüenza oir pero que para escribir estas líneas he repasado y es espectacular: ”Non, rien de rien, no, no lo puedo aguantar, aunque España está de moda, las mañanas siguen siendo una resaca y no más”. El disco es fallido pero rescatable en alguna canción, como En esta tarde gris -con su trozo del tango homónimo-, o la bellísima Soñé que no hay sol, anticipo de lo que diez años después hizo Ana D.

Una noche sin ti:

Rien de rien, en La Tarde, qué mona Ana vestidita de róquer con su faldita acampanada:

Enlaces relacionados:

Un gourmet se hidrogeniza en El Bulli

Texto publicado en Antigourmet el 1 de agosto de 2008

Las cosas que hace Ferran Adrià para salir en la prensa ya rozan lo increíble. Resulta que ha desaparecido en medio de la cena un crítico gastronómico suizo llamado Pascal Henry, que estaba haciendo una gira de comilonas en todos los bares europeos de tres estrellas Michelin y en medio de la cena en El Bulli se piró. Lo está investigando la Interpol, que busca huellas, y los Cazafantasmas, que buscan emulsiones y demás mejunjes bullianos.

Desde Antigourmet, esperando que el bueno de Pascal aparezca y lo explique, avanzamos, colaborando siempre con la justicia, unas cuantas hipótesis:

  • Caída por un barranco tras un apretón provocado por un bocado a una pera con forma de plátano, sabor a salmón y textura de turrón, y estar el servicio ocupado.
  • Un clásico simpa.
  • Autohidrogenización por caída, cual Obelix, en una marmita de hidrogenización de sandías, mientras Ferran le explicaba el funcionamiento.

Noticia en La Vanguardia e imagen de Houdini de la Wikipedia.