Archivo de la etiqueta: josele

Josele Santiago y Sus Menudencias ”Loco encontrao” (Volcán, 08)

Texto publicado en PopMadrid el 8 de diciembre de 2008

Josele tiene una trayectoria tan impecable y está ya tan de vuelta de todo, que parece que cualquier cosa que saque se aprueba sin más por la multitud de fans que idolatran al músico malasañero. Pero es que la calidad de su obra nunca llega a rozar un nivel de emergencia por baja calidad, quizá solamente su anterior disco, ”Garabatos”. En ”Loco encontrao” vuelve a estar en el nivel estratosférico de antaño.

Josele es un clásico que no se parece a nadie, solamente a él. Donde algunos imitadores resultan chocarreros él muestra su perenne sorna, donde otros sacan a la calle modas y cosas raras él se muestra tan moderno en su clasicismo que apabulla. Solamente su esnobismo -cuando decir Josele siempre fue antónimo de snob- a la hora de abusar de las desinencias en ”ao”, que en algunas canciones quedan bien, cañí, pero que en otras puede echar atrás en su disfrute, lastra ”Loco encontrao”.

Menos lineal y más intenso que su anterior disco, ”Loco encontrao” nos lleva por los trillados caminos del rock, del blues y del jazzbandismo de piano-bar tan clásico en Josele, y las canciones cuentan las historias de siempre, unas en primera persona y otras en segunda, historias de culos de mal asiento, de perros y peces, de amistad, amor y resacas, de pereza por todo, de cosas en las que te metes aunque sepas -como Maqroll– que van a acabar mal, de excursiones papirofléxicas al baño, del antirromanticismo tecnológico y oficinesco (aunque aquí siempre sea mejor escuchar La funcionaria o aquello de ”A ti te mandan rosas y son de invernadero, a mí cartas de amor escritas en ordenador.”) o de la sorpresa de la madurez.

Frases y canciones geniales como la confesional Loco encontrao; las preciosas historias de perros de Bernardo (”Lámeme y te sobo, encantao. Tuve un perro bobo que ahora anda extraviao. Extraviao, como yo. Perro idiota. Asustao, despistao”) y Mar de fondo, con sus nostálgicos aullidos; Vuelo de volar y su homenaje a los amigos caídos; y Siendo güeno, en donde Josele se encarna en un Trenet castizo y cupletista (”Me quedo en casa. Discos de jazz. Es lo que pasa si te aburre trasnochar”).

”Loco encontrao” nos devuelve al Josele socarrón de siempre, al compositor iluminado de ”La vida mata” y al intérprete con voz cascada que tantos adoramos.

Josele 1 – Resto del Mundo 0

Texto publicado en PopMadrid el 20 de noviembre de 2008

Me acerqué ayer con un amigo a rendir pleitesía a Josele Santiago, que tocaba en el incomodsimo Galileo junto con Vilma y los Señores, de los que solamente llegamos a un par de intensas salmodias post-folk que escuchamos mientras pedíamos unos botellines y terminábamos de despellejar a Mijatovic, y Coque Malla, siempre interesante en todo lo que hace, menos en dejarse bigote, que tocó tras Josele unas cuantas canciones, entre ellas una bellísima ranchera que le hubiera gustado mucho a Gram Parsons y a Enrique Urquijo, y que me convenció tanto que voy a rebuscar sus dos discos en solitario en los cajones de saldos.

Y Josele, con la acústica, la camisa abierta, el pelo desaparecido, su prodigiosa voz tan roquera como siempre -no, más roquera que la semana anterior- y la fantástica guitarra eléctrica de Pablo Novoa, quien, de tan compenetrado que está con lo que hace Josele, no parece más que una marioneta que no sé con qué maneja Josele. Cuando salga de mi encierro delante de esta pantalla, además de los de Coque, iré a por el nuevo disco de Josele y a por el anterior, que no sé por qué, lo dejé pasar. Así que no distinguí los temas nuevos, menos cuando los presentaba él como nuevos, de los del anterior disco.

Las canciones que conocía, las del primer disco, tan fantásticas como cuando las oigo en el disco, pero mejoradas por la tremenda presencia de Josele en el escenario. Es uno de esos tipos raros que aunque no haga nada del otro jueves en el escenario, posee un atractivo que hace que solamente se le mire a él. Las demás canciones, sin ese regustillo big band que recorría el primer elepé, compactas, emocionantes, como la que nombra a Poch y otros amigos de correrías.

Se fue Josele entre aplausos, salió Coque, cayeron un par más de cervezas, acabó Coque, y me fui a casa en metro, intentando juntar las letras para acabar el prólogo de la “Vida de Manolo”, que llevaba en el abrigo.

El día que vi a Josele

Texto publicado en PopMadrid el 3 de julio de 2007

Ayer tomando unas cañas por Lavapiés con unos amigos, mientras uno de ellos hablaba de la diferencia entre las celebraciones de la muerte en México y Nueva Orleáns, se nos apareció en la acera Josele Santiago, Dios y Hombre Verdadero. Daba pasos pequeños con su bastón, paseando cual Baroja, con la camisa abierta hasta el ombligo, rodeado por un par de anónimos apóstoles que le protegían.

Más tarde, en otro bar, tras tropecientas cañas y unos pacharanes, ya nublados los sentidos, se nos volvió a aparecer. Uno de nosotros casi se lanza a hablar con él, pero sabiamente se contuvo y le dejó acabar su vino, para luego verle marchar por donde había venido.

Le he visto por Malasaña muchas veces, en muchos bares, pero las apariciones de ayer fueron eso, apariciones. Larga vida a Josele.

Imagen de La Fonoteca.