Archivo por meses: noviembre 2008

Christina Rosenvinge ”Tu labio superior” (Warner, 08)

Texto publicado en PopMadrid el 27 de noviembre de 2008

Este disco es la sorpresa del año. Tras lo desértico de sus últimos discos, se nos planta Christina Rosenvinge con un tratado pop del que prácticamente no se puede descartar nada. ”Tu labio superior” pasa de un género a otro y Rosenvinge pasa de un registro a otro sin dejar de clavar en el centro de la diana ningún dardo.

Sin ninguna piedad, ataca con la mejor cancin del disco, la primera, La distancia adecuada, canción afrancesada en su mejor acepción, donde Rosenvinge se muestra traviesa, retozona y, al fin, sexy, ”tal vez no debí dejar que jugaras con mi falda”. Es increíble que sea el único artista español -ya desaparecido Carlos Berlanga– que puede decir ”jersey de Prada” en una canción y que no quede falso. Preciosos los coros finales de Nacho Vegas y la guitarra cristalina que acompaña a toda la canción.

La parte más rock del disco la representa la octava canción, Tres minutos, macarrada guitarrera y punkarra cantada con una chulería que recuerda mucho a Burning, lo que encumbra a Christina Rosenvinge más si cabe. ”Estoy en tu portal planeando una atrocidad” y otras frases podan entrar perfectamente en el repertorio del mítico grupo de La Elipa. Con la primera canción es lo mejor del disco y lo mejor de su carrera.

Dejando atrás las dos chef-d’œuvre indiscutibles de ”Tu labio superior”, el resto del disco se pasea entre la épica truculenta y turbia, más Vegas y más Gainsbourg, o el primer disco de Tindersticks, que representarían Eclipse y Alta tensión; la oración urbana Las horas, con su bellísima letra de dudas y distancias con frases como ”si por la noche me quieres querer, estaré limpia, y sabré lo que hacer”; la sección baladas, compuesta con la fragil Nadie como tú y la preciosa Animales vertebrados, que, entre Satie y las inevitables -por supuesto- Vainica Doble, presenta una Christina Rosenvinge que canta ese estribillo como nunca ha cantado antes, con dolor, amor y esperanza; y Negro cinturón, donde vuelven las travesuras de la primera canción, esta vez orientada hacia el cabaret-folk, y que es otro de los puntos álgidos del disco.

El sendero desbrozado por ”Tu labio superior” debería ser un faro que nos iluminara a todos y nos llevara por el buen camino musical durante esta Navidad que nos acecha.

The Major Labels: Powerpop

Texto publicado en PopMadrid el 26 de noviembre de 2008

Uno de los últimos amigos del MySpace de PopMadrid que he escuchado con interés y que me ha encantado ha sido el grupo de estadounidense The Major Labels, trío formado por Mike Viola -anteriormente en The Candy Butchers-, Bleu y Ducky Carlisle, que practican un powerpop perfecto, como ellos dicen ”an authentic mix of 60’s/70’s am radio” con influencias confesadas de McCartney, Nilsson, XTC o 11CC. Suenan a la parte más beatle del powerpop, como Cotton Mather o The Winnerys.

Su disco, ”Aquavia”, contiene maravillas como Don’t Hear A Single, Velveteen Queen, la beatlémana Richard Randoph, The Bitter Pill, cuyo estribillo parece de Los Brincos, o Hummingbird. Vamos, todas las que se pueden escuchar en su MySpace. Aquí abajo, un vídeo con Got It Made y la preciosa Don’t Hear A Single:

Espanto ”Cantando en tu siesta” (Birra y Perdiz, 08)

Texto publicado en PopMadrid el 21 de noviembre de 2008

Espanto pertenece a ese extraño paquete de grupos y músicos que podra llamarse underground del indie, una oculta película de grupos que tendrían como mago de Oz a Patrullero Mancuso y su desparpajo surrealista antipoético. ”Cantando en tu siesta”, el disco de Espanto, ilumina una habitación como poco discos lo hacen este año.

Guitarra, escobillas y la voz, ese podría ser un resumen del disco, que comienza muy bien, con Daltonismo, retahíla de negaciones y afirmaciones cantadas por la chica sobre una cama de pop acústico, ”No ver esas películas que recomiendan las críticas, no enfrentarse a retos difíciles, asumir que no eres fantástico, no poder viajar a los trópicos por un hándicap económico, conducir como un energúmeno insultando siempre al prójimo”. Fantástico. Solamente falta aquel final de La Mode -con quienes comparten ese amor por las enumeraciones- ”Estas son las intenciones para el año que nos viene”. La música sigue por los mismos vericuetos con las siguientes canciones, Tiempo para el rock, estupenda reflexión sobre la edad y los roqueros, ”Ya habrá tiempo de vivir en el asilo, recordando viejos discos de vinilo”, y La absolescencia del producto, sin ninguna gracia en la historia y con una melancolía hiriente. ”Cantando en tu siesta” es un disco que tiene a ratos mucha gracia, pero no es un disco gracioso, casi siempre hay un contenido social que Espanto distorsionan tan bien que no se nota, como en Profesora de primaria y su estribillo ”Tú eres extraordinaria, madre soltera y profesora de primaria”.

Además de las tonadas pop, hay una faceta de ”Cantando en tu siesta” de una especial calidad, y que representa sobre todo La multa alegre, donde Espanto cambia los rasgueos pop por el country-blues. Siguen pudiendo ser las canciones de Aerolíneas Federales, por el descaro, o de Los suspensos, por lo deshilvanado, o de TCR, por el costumbrismo, Esa canción tiene, al igual que La trampa de ser, un aire de cabaret de entreguerras que hace ambas canciones destacar en el disco. La trampa de ser es quizá la más vanguardista o centroeuropea, con sus vientos y acorden, y filosófica del disco. Otra que entraría en este terceto sera El vals de Karpov.

Pero pronto los pajaritos vuelven a piar y los perros a cantar en la siguiente, Brigada de rescate, desoladora, preciosa. Cuando llega el rescate a él no se le ocurre otra cosa que ”Tú te lanzaste al sargento, te abrazaste al coronel, le diste un beso a aquel perro, pero a mí, a mí, no me queras ni ver”. Acaba el disco con un extra maravilloso, cinco minutos, sobre una chica, La chica del millón, con la vida solucionada que, con su mini, si Visa, su champán, drogas, y backstage sigue la estela de las clásicas Niño mimado, Gafas negras o La chica de la gabardina.

”Cantando en tu siesta” puede quedar oculto por la desorbitada brillantez de las letras, pero esas letras no serían nada sin ese acompañamiento desmañado y casero que hace del disco una pequeña joya entre tanto rollazo de disco que se edita al cabo del año.

Josele 1 – Resto del Mundo 0

Texto publicado en PopMadrid el 20 de noviembre de 2008

Me acerqué ayer con un amigo a rendir pleitesía a Josele Santiago, que tocaba en el incomodsimo Galileo junto con Vilma y los Señores, de los que solamente llegamos a un par de intensas salmodias post-folk que escuchamos mientras pedíamos unos botellines y terminábamos de despellejar a Mijatovic, y Coque Malla, siempre interesante en todo lo que hace, menos en dejarse bigote, que tocó tras Josele unas cuantas canciones, entre ellas una bellísima ranchera que le hubiera gustado mucho a Gram Parsons y a Enrique Urquijo, y que me convenció tanto que voy a rebuscar sus dos discos en solitario en los cajones de saldos.

Y Josele, con la acústica, la camisa abierta, el pelo desaparecido, su prodigiosa voz tan roquera como siempre -no, más roquera que la semana anterior- y la fantástica guitarra eléctrica de Pablo Novoa, quien, de tan compenetrado que está con lo que hace Josele, no parece más que una marioneta que no sé con qué maneja Josele. Cuando salga de mi encierro delante de esta pantalla, además de los de Coque, iré a por el nuevo disco de Josele y a por el anterior, que no sé por qué, lo dejé pasar. Así que no distinguí los temas nuevos, menos cuando los presentaba él como nuevos, de los del anterior disco.

Las canciones que conocía, las del primer disco, tan fantásticas como cuando las oigo en el disco, pero mejoradas por la tremenda presencia de Josele en el escenario. Es uno de esos tipos raros que aunque no haga nada del otro jueves en el escenario, posee un atractivo que hace que solamente se le mire a él. Las demás canciones, sin ese regustillo big band que recorría el primer elepé, compactas, emocionantes, como la que nombra a Poch y otros amigos de correrías.

Se fue Josele entre aplausos, salió Coque, cayeron un par más de cervezas, acabó Coque, y me fui a casa en metro, intentando juntar las letras para acabar el prólogo de la “Vida de Manolo”, que llevaba en el abrigo.

Escuela de rock

Texto publicado en PopMadrid el 16 de noviembre de 2008

Es curioso que muchas veces las visiones extremas y humorísticas sean las que mejor reflejan algo, un poco como hizo Lubitsch y su “Ser o no ser” con el nazismo, salvando las distancias, claro, hizo Linklater hace pocos años con el mundo del rock. “Escuela de rock” es la mejor visión del rock que se ha hecho en la historia del cine, y ya ha pasado a formar parte del grupo de películas, con “Fuga de Alcatraz” o “La gran evasión”, que, las pongan las veces que las pongan en la televisión, siempre las veo y siempre las disfruto, a pesar de lo excesivo a veces de Jack Black y, sobre todo, del repelente doblaje de Dani Martín, de El canto del loco.

Lo siento mucho por Nick Hornby y su “Alta fidelidad”, pero “Escuela de rock” le da mil vueltas. Que la pongan por la tele todos los sábados después de comer, por favor.

Cocina tecnoemocional: algunas recetas

Texto publicado en Antigourmet el 13 de noviembre de 2008

Gracias a la presentación de la empresa de cátering valenciana El Alto, que se va a dedicar al terrorífico ”cátering molecular”, nos enteramos por la crónicade La Opinión de Tenerife de algunas recetas tecnoemocionales. Ahora, cuando en medio de una reunión con unos tipos de Chicago tu jefe quiera epatar a los visitantes, podrá pedir los siguientes platillos:

Trufa de foie y chocolate blanco y las brochetas de atún con soja, los dos cocinados con nitrógeno líquido a 195 grados bajo cero. Vamos, que te comes la brocheta más fría que un brazo de Han Solo (todavía congelado el pobre en carbonita por el cabrón de Jabba). Estos dos regados con un granizado de bloody mary, también hecho con nitrógeno líquido, ya que según parece le crea ”una película crujiente por fuera de congelación por frío” que debe ser la caña.

Caviar de tomate, lima y albahaca, y ravioli de mango con curry, realizadas ambas joyas por ósmosis, que gelidifica líquidos ”mediante la reacción química que se produce entre el alginato y el calcio, que consigue mantener el alimento en estado líquido en el interior y una fina película gelatinosa que lo recubre” (pobre redactor de La Opinión, como lo pare la poli en un semáforo con esa nota en el bolsillo lo llevan ipso facto a Guantánamo un par de años por si acaso. A ver cómo le explicas al municipal que el alginato es para hacer unos macarrones).

En fin, que según Quique Barella, jefe de cocina, los platos permiten ”personalizarse y adaptarse al cliente”. Vale,tío, ¿estás diciendo que eres tú el que te adaptas al cliente, que ellos te están pidiendo caviar de tomate? ¡Anda ya, Quique, pero si todo el mundo babea por una caña y una de bravas! De esta sólo nos salva Han Solo.

Imagen de El Alto.

Miranda! ”El templo del pop” (Pelo/Dro, 08)

Texto publicado en PopMadrid el 8 de noviembre de 2008

Cualquier disco de recopilatorio, y más si es de presentación en vez de grandes éxitos sacacuartos, es excesivo e irregular por naturaleza, y este que ha sacado Dro para presentarnos al grupo argentino Miranda! no poda ser menos. Canciones de ”Es mentira” (2002), ”Sin restricciones” (2004) o ”El disco de tu corazón” (2007) se mezclan con un par de canciones nuevas y remezclas y se aprietan es este disco del grupo de Ale Sergi. Veinte canciones para cualquier disco son demasiadas, pero ”El templo del pop” tiene tantos trozos irresistibles que hacen del disco un producto indispensable si a uno le apetece mover la tibia y el peroné. Y como encima han logrado que una de las mejores, Enamorada, sea la cabecera de esa basura de serie llamada “Lalola” pues los conoce todo el mundo.

Miranda! practican ese electropop descarado, hedonista, irresistible, bailable, amariconado, ochentero, tontorrón y cínico que tan bien le sale a genios como Astrud, Ellos o, a veces, Fangoria. Las composiciones de Ale bordan estribillo tras estribillo, con frases canutianas e inolvidables por todos lados. El disco empieza con la canción de la serie, Enamorada, cantada por Juli, la chica del grupo, que con su voz logra los mejores momentos del disco, ya que el falsete de Ale a veces resulta demasiado irritante. Aunque Ale se reserva a medias joyas como la segunda, Perfecta, un reggae por el que se morirían Pimpinela, con su bellísimo estribillo a lo Astrud ”cómo fue que de papel cambié, eras mi amiga y ahora eres mi mujer”, y que quizá sea la mejor canción del disco.

Tras un nefasto reguetón y la normalita Don, llega otra preciosidad, Yo te diré, que hará las maravillas en el Ochoymedio, al igual que Traición, con su confesional teoría del amor ”odio hacer balance de si estamos mejor o no”. Siguen por terrenos de baile, con Bailarina, que podría cantar Kylie Minogue, la culebronera y fangoriana Prisionero y la popera El profe. Llega una nueva gran canción, Mi propia vida, más seria y compuesta que otras liviandades, a pesar de su estribillo tan OT, pero con un piano muy bonito, al igual que la canción que cantan con Fangoria, Vete de aquí, con una letra preciosa ”vete de aquí, fuiste tan bestia al hablar, qué poco tacto has tenido sabiendo que no te he dejado de amar”. Para acabar el disco, una versión de Marilina Ross, y un fantástico y maravilloso remix de un pupurrí de sus mejores canciones bajo la órbita de Ting Tings y demás genios de la pista moderna.

Miranda! con este disco a veces nos hace darle bastantes veces al skip, pero también nos ofrece media docena de canciones tan soberbias y disfrutables que hacen de ”El templo del pop” un disco indispensable en este año 2008.

The New Raemon en carne viva

Texto publicado en PopMadrid el 8 de noviembre de 2008

Ayer por la noche me pasé por el Moby Dick para ver a The New Raemon, a quien no había visto nunca en directo, ni en esta ni en ninguna otra de sus encarnaciones. Y me gustó mucho. Mucho su música y su actitud en el escenario, y mucho también que hubiera gran cantidad de gente en la sala.

Amenazaba lluvia y empezaba una peli de Bruce Willis en la tele, pero salí de casa, que para algo llevaba jueves y viernes yendo al trabajo en coche con ”A propsito de Garfunkel” a toda pastilla, cantando La Cafetera a grito pelado por la M-30 (Hablando de gritos pelados, no entiendo por qué la gente canta de forma tan desaforada en los conciertos, vale que te encante una canción y la canturrees mientras escuchas al cantante, pero tuve que cambiarme de sitio ya que tena detrás una pandillita insoportable que no me dejaba escuchar la fantástica voz de Ramón, totalmente oculta por los gritos de los colegas, que encima se equivocaban en las letras. Eso de gritar-cantar está muy bien para un concierto de La Casa Azul o de Alejandro Sanz, pero no de The New Raemon).

Empezaron con La Cafetera, genial, con protagonismo del piano -el pianista, único del grupo sin barba-, y tocaron prácticamente todo el disco, más tres canciones del nuevo EP que sale en unos días, ”La invasin de los ultracuerpos”, una de ellas una versión de Nueva Vulcano, Mano izquierda. Ramón canta de maravilla, qué buenas El Can Del Pescador y El Fin De La Resistencia, conteniéndose en los comienzos de las canciones para luego sacar la rabia cuando tiene que sacarla, y los coros del bajista también muy bien. Qué bien, qué maravilla. Hasta me gustó que durara solamente una hora y no se hiciera eterno.

Foto modificada de Oriol Farran tomada del MySpace de The New Raemon.