Archivo de la etiqueta: fotografía

100 años de Leica, 100 años de fotografía

Texto publicado en SPEND IN en septiembre de 2014

Hay pocos nombres más míticos que Leica para los aficionados a la fotografía, salpicando su leyenda incluso a los que tenemos como únicos fundamentos fotográficos la Polaroid que nos regalaron en nuestra Primera Comunión y que tenemos colgada del perchero a la entrada de casa junto a una chaqueta de chándal y la medalla de un torneo de pádel del que quedamos finalistas los Gemelos Fantásticos.

Aunque fundada en 1849, casi cuando reinaba Carolo, Leica se vuelve clave en la Historia, con mayúsculas, cuando en 1913 Oskar Barnack crea un prototipo de cámara con negativos de 35 milímetros, es decir, una cámara portátil para llevar colgada del cuello. En 1925 sale en producción y su éxito es inmediato. La máxima de su creador dice todo: kleinen Negative, große Bilder, y tras este lema Leica revoluciona a la vez la fotografía, el periodismo, el arte e incluso la guerra.

Seguir leyendo en SPEND IN.

La cama desecha de Marilyn

Texto publicado en SPEND IN en junio de 2014


Ya no quedan palabras nuevas que decir sobre Marilyn Monroe, no queda ningún adjetivo que asociar a aquella prototípica rubia californiana que, haciéndose la tonta, se abrió camino en el maravilloso cine de mediados del siglo XX para llegar a completar en apenas diez años una filmografía casi perfecta, rodando obras maestras como La jungla de asfalto, Eva al desnudo, Cómo casarse con un millonario, Con faldas y a lo loco o Vidas rebeldes. Casi ninguna de sus películas es olvidable; ya fuera ella o su representante quien escogía los guiones, lo hacía con una inteligencia que ya hubiera querido para sí Hedy Lamarr, que rechazó nada menos que Casablanca, Luz de gas y Laura… Aunque la vienesa ya se entretenía lo suyo inventando el WiFi para todos nosotros en sus ratos libres.

En 1961, un año antes de su muerte, ya de lleno en su espiral de alcohol y drogas, Marilyn posó para un joven fotógrafo canadiense llamado Douglas Kirkland, a quien la revista Look había encargado un reportaje sobre la estrella para celebrar el vigésimo quinto aniversario de la publicación. La actriz quiso intimidad, dijo como los toreros “dejadme sola” y todos salieron de la habitación, quedando ella a solas con el fotógrafo. Él, con su Hasselblad; ella, desnuda en una cama, tapada únicamente con una sábana blanca. Y Kirkland apuntó y se puso a sacar fotos a la mujer total, y ella le respondió juguetona, traviesa, es decir, extremadamente sexy, posando abrazada a la almohada, enroscada en la sábana, retozando y poniendo mohínes y, como no podía ser de otra forma, creó el enésimo mito sobre la Monroe, una sesión de leyenda en la que las fotografías que la componen muestran a una Marilyn estremecedoramente bella a sus treinta y cinco años, más hermosa y frágil que nunca, más mujer y mucho más atractiva que todas las jovencitas quince años menores que ella que buscaban la fama por Hollywood en aquellos años…

Seguir leyendo en SPEND IN.

Visiones de La Movida: Pérez-Mínguez y García-Alix

Texto publicado en PopMadrid el 5 de octubre de 2006

Pablo Pérez-Mínguez. Mi Movida madrileña. Fotografías 1979-1985

Ya casi concluida -acaba este domingo 8 de octubre-, la exposición “Mi Movida madrileña. Fotografías 1979-1985”, del fotógrafo Pablo Pérez-Mínguez es un reflejo total de una de las vertientes, la lúdica, de La Movida Madrileña. Organizada por el Museo Municipal de Arte Contemporáneo de Madrid, la muestra se compone de fotos, carteles, algún cuadro, y unos cuantos afiches (ahora se dice fliers) de conciertos de la época.

Las fotografas de PPM tienen tres decorados principales, el estudio del autor en Monte Esquinza, la mítica casa de Costus en la Calle de la Palma y el no menos mítico Rock-Ola. Con mucho color, mucho maquillaje y mucho sudor, por las instantáneas se pasea omnipresente Fabio McNamara rodeado por Zombies, Pegamoides, Radios Futuras y multitud de pintores, artistas, artistillas y demás hierbas, todos vestidos de esa manera que resulta imposible imitar en la actualidad.

La exposición, muy bien puesta, cuenta además con decoración musical a cargo de toda la tropa retratada en las fotos.

Alberto García-Alix. No me sigas… estoy perdido 1976/1986

En cambio con esta otra exposición todavía tenemos hasta el 26 de noviembre para disfrutar y sufrir las fotografas en blanco y negro de Alberto García-Alix, en la Fundación Canal. La exposición se llama “No me sigas… estoy perdido 1976/1986”, que es el texto de un tatuaje que tiene Alberto en un brazo y que pone Don’t follow me… I’m lost. Todo muy róquer.

Si la de PPM era la fiesta total de los 80, hoy tocaba la parte de atrás, donde como dice él en un texto escrito en uno de los muros de la sala de exposiciones casi todos los amigos fotografiados ya no están por aquí. La mayoría son retratos, de una o dos personas, casi siempre con una pared pegada detrás, ya sea la puerta de un garaje o una pared con carteles, lo que da a las fotos un aire todava más cercano y claustrofóbico para que no te entretengas en perspectivas o paisajes y veas a los ojos al róquer retratado, puesto o a punto de ponerse.

Además de las cien copias nuevas en grande, y de un par de diaporamas donde la espectacular voz de Garca-Alix te cuenta su vida, hay una pared, lo más emocionante de la exposición, con copias originales con sus marcos, fotos muchas rotas y pegadas con celo, manchadas o arrugadas de gente que durante un tiempo fue mejor no ver, pero que Alberto (las fotos son de su archivo y de David Krahe, muchas veces retratado de niño), ya curado de todo, muestra (creo) por primera vez.

Dos exposiciones que nadie debería perderse.