Archivo por meses: agosto 2007

Bon Scott contra Brian Johnson

Texto publicado en PopMadrid el 27 de agosto de 2007

Vía Marginal Revolution me entero del descacharrante trabajo de Robert J. Oxoby, profesor asociado del Departamento de Economa de la University of Calgary, un trabajo llamado “On the Efficiency of AC/DC: Bon Scott versus Brian Johnson” (pdf), que trata, como dice claramente el título, de comparar la voz de los cantantes de AC/DC desde un punto de vista económico.

Resulta que poniendo a negociar a unos alumnos con la genial voz de Bon Scott de fondo se negocia peor que poniendo al gritón de Brian Johnson, por lo que concluye que Johnson canta mejor (económicamente) que Scott. Alucinante.

Las canciones que utiliza en el experimento son, por parte de Bon Scott It’s a Long Way to the Top y por la de Brian Johnson Shoot to Thrill, ya que dice que no quiere resultados condicionados por las canciones más conocidas cantadas por ambos intérpretes, que según él son, evidentemente, Highway to Hell y, más sorpresivamente, You Shook Me All Night Long.

It’s a long way to the top:

Shoot to Thrill:

Verano de vinilo (III): Dogo y los Mercenarios

Texto publicado en PopMadrid el 22 de agosto de 2007

Quizá Dogo y los Mercenarios pasen a la historia por una canción, El Polígono Sur, canción que solita demuestra que todo el último disco de Los Planetas es una obra muy menor, y que todos los pobres raperos sevillanos y sus presuntas letras sociales son lo que son, nada.

Me compré el primer disco del grupo, “Ansia” (1987), después del segundo, “Llueve en Sevilla” (1988), en alguna tienda de segunda mano, y lo he oído mucho menos que éste; el tercero, “Mala reputación” (1990), no lo tengo. “Ansia” muestra desde el principio lo que son Dogo y los Mercenarios, rock callejero, garage, a medio camino entre Burning y Las Ruedas, llegando a parecer incluso por momentos Demonios Tus Ojos o, en su peor faceta, Triana. Del primer disco me gustan mucho Siete largos años, la historia cutre de drogas y prostitución a lo Desechables de Rock and roll caliente, el rockabilly sudoroso, tan Clash, tan Wom! A2, de Gloria o muerte y, sobre todo, Sueños rotos, un medio tiempo totalmente Burning que con la fritanga del vinilo viejo suena increíble, con la voz de Dogo recitando con los ruidos del bar de fondo de una manera magistral (no en vano participó en el Palabra y Música recitando poemas de El Ángel).

Llueve en Sevilla es más reposado, más velvetiano, donde a partir de la tercera canción, El Polígono Sur, con la mejor mezcla de guitarra flamenca (Raimundo Amador) y eléctrica (Juanjo Pizarro) que se ha grabado nunca, se desgranan seguidas las mejores canciones del grupo; Dame más, que podran cantar Lagartija Nick o incluso Los Negativos de 140 Km/h, con un crescendo de guitarra y voz espectacular; Jungla, con una letra un poco lamentable pero tan bien interpretada que se perdona todo y Alma y corazón, canción que parece una crítica a la situación musical del momento, donde, terminada La Movida, con muchos de sus protagonistas saliendo en el Diez Minutos, todo parecía -y era- falso.

Enlaces relacionados:

Verano de vinilo (II): BB Sin Sed

Texto publicado en PopMadrid el 1 de agosto de 2007

El primer disco de BB Sin Sed lo escuché durante un tiempo sin parar, y su calidad hizo que me comprara su decepcionante segundo disco, “Sed de sed”, e incluso un tercero, el mucho mejor “Casa 12”. Estos días he estado repasándolos. En internet, claro, están desaparecidos.

Con un sonido muy próximo a lo mejor de La Frontera -cuyos tres primeros discos me siguen pareciendo muy buenos-, el grupo de Sabadell lanza en 1987 un primer minielepé, en donde la corcobadiana voz de Xavi Vendrell sobresale sobre el rock americano de las canciones, tanto en su parte musical como literaria. Casi sin desperdicio, Pisa las flores, Media luna azul, su éxito Saltos del tiempo y la estupenda Ases de Pic sobresalen sobre el resto. Entre los agradecimientos, a algún Troglodita, algún Negativo y a Roy Bonet y Josepe Gil, componentes de los geniales Wom! A2, de los que a ver si escribo algo a la vuelta de mis vacaciones. Solamente falta agradecerles algo a Brighton 64, a los que últimamente me suenan todos los grupos catalanes de aquellos años, hasta BB Sin Sed.

Luego sale su segundo disco, muy malo, del que lo único a destacar, además de su portada, es su versión del estándar de Peret Una lágrima. Tras ese bache llega su obra de madurez, “Casa 12”, repleta de medios tiempos muy buenos que siguen los pasos de los ya mencionados La Frontera, de Burning o de Los Elegantes, en los que lo único que sorprende es la bajísima calidad de algunos de los estribillos de las canciones, mientras las estrofas son brillantes, como en los casos de Infinito o de Días de calor, aunque luego el disco contenga joyas pop como Lluvia sin fin, con una gran guitarra recorriendo la canción, o La soga del recuerdo. Más tarde sacaron otro disco, que ya no tengo ni he visto nunca.

Alguna de sus canciones se pueden escuchar en su MySpace, porque creo que, como casi siempre sucede con el catálogo de 3 Cipreses, no hay nada de sus comienzos editado en compacto.

Enlaces relacionados: