Archivo por meses: junio 2009

Klaus & Kinski “Por qué no me das tu dinero” (Jabalina 09)

Texto publicado en PopMadrid el 5 junio de 2009

Como colofón al casi magistral “Tu hoguera está ardiendo” llega este “Por qué no me das tu dinero”, donde solamente la primera canción, ese hit indiscutible llamado Nunca estás a la altura, estaba en el larga duración.

Cuatro canciones acompañan al ya clásico del indie, la que da título al disco, Por qué no me das tu dinero, que sige los mismos derroteros del disco, con unos coros masculinos que recitan una especie de castigo al millonetis, lejos de la lírica quema del chalé de la sierra de Landa y Garci. Buena canción que no se echa de menos en “Tu hoguera está ardiendo”.

Te vas a enterar entra mejor, con su preciosa instrumentación como de juguete, donde vuelva a aparecer, con ligeros toques brasileños, la legendaria torpeza ante el amor de las heroínas de Le Mans u, hoy en día, de La Bien Querida. La mejor del disco.

Shell for the mourning es una versión de Oliver North Boy Choir, algo ruidista y electrónica, alejada en apariencia del resto de la obra de Klaus & Kinski, pero que con las escuchas encaja bastante bien en el disco. Teléfonos, ladridos y parapapás le dan valor.

Termina el disco con los siete minutos y medio de El mejor idilio, donde K &K llegan a donde las antes nombradas heroínas de Le Mans nunca llegaron, a la sumisión ante la fuerza bruta en una relación. El ambiente de misa de la canción no tapa la tensión que lleva dentro. “Cuántas cosas me has dicho sin pestañear, yo no puedo hacer más que tragar, pues podría ser peor”.

Yo quemé el cadáver de Gram Parsons

Texto publicado en PopMadrid el 5 junio de 2009

Ayer, durante una pequeña gira por los canales de la tele, en la última oportunidad antes de apagarla y ponerme a leer, caí en 8 Madrid, canal con una excelente programación
cinematográfi ca. Y ahí estaba, “Grand Theft Parsons”, una peli que no sabía que existía, pero que, ante el tema que trataba, tuve que verla entera. Menos mal que se me ocurrió ver la sinopsis, porque por el título español, “Ayúdame con el muerto”, el botón de off estaba asegurado.

Fuera de toda lógica, dado el tema que trataba -la legendaria muerte de Gram Parsons en la Joshua Tree Inn y el robo y posterior quema de su cadáver por parte de su road manager, Phil Kaufman– la película no era más que una astracanada en forma de road movie donde Kaufman es un idiota borracho (que seguro que lo era) que no daba ni un segundo la imagen de que le afectaba la muerte de su gran amigo, el padre de Gram un tío desubicado, la mujer una estúpida -encarnada por la bellísima Christina Applegate-, y el hippie que le acompaña, eso, un hippie.

Ahora escucho “GP” mientras escribo esto, Streets of Baltimore para ser exactos, y no sé si la película, al desmiti car todo es una maravilla de surrealismo campestre o es una chatarra aburrida y sin gracia, que solamente gente como yo se atreve a ver. Creo que era una brillante idea que tomada por un guionista inteligente –Charlie Kaufman, para seguir con el apellido- hubiera sido una gran película.

So take me down to your dance floor
And I wont mind the people when they stare
Paint a different color on your front door
And tomorrow we will still be there