El día que vi a Josele

Texto publicado en PopMadrid el 3 de julio de 2007

Ayer tomando unas cañas por Lavapiés con unos amigos, mientras uno de ellos hablaba de la diferencia entre las celebraciones de la muerte en México y Nueva Orleáns, se nos apareció en la acera Josele Santiago, Dios y Hombre Verdadero. Daba pasos pequeños con su bastón, paseando cual Baroja, con la camisa abierta hasta el ombligo, rodeado por un par de anónimos apóstoles que le protegían.

Más tarde, en otro bar, tras tropecientas cañas y unos pacharanes, ya nublados los sentidos, se nos volvió a aparecer. Uno de nosotros casi se lanza a hablar con él, pero sabiamente se contuvo y le dejó acabar su vino, para luego verle marchar por donde había venido.

Le he visto por Malasaña muchas veces, en muchos bares, pero las apariciones de ayer fueron eso, apariciones. Larga vida a Josele.

Imagen de La Fonoteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *