Guía de museos de cera

Texto publicado en Jot Down en febrero de 2013

Museo de cera de Madrid

Allá por 2006 escribí para Jazztelia un blog de viajes donde incluí 11 textos sobre otros tantos museos de cera. Obra legendaria para mí, mis cuatro amigos, mis hermanos y mis dos lectores, ahora la recauchuto en un único texto para esta revista de artículos tantas veces cerúleos y a ver si tenemos suerte y nos demanda Jazztelia o como se llame ahora esa página por derechos de autor y me convierto en hashtag como el chavalote ese que boicoteó hace poco un programa de Tele 5. En el más estricto estilo periodístico del siglo XXI la guía está realizada sin haber ido a ninguno de los museos excepto al de Madrid, por lo que puristas y remilgados pueden leer los párrafos a continuación como “Guía de páginas de red de museos de cera”. Puede que alguna de las figuras o incluso alguno de los museos ya no exista, pero prefiero dejar los textos casi como estaban, que no me apetece pasarlo mal repasando las páginas de cada museo.

Aunque hace poco que la movimos unos metros, el Museo de Cera de Madrid sigue estando al lado de la estatua de Colón, que con ese movimiento en diagonal reconocemos como alfil en la partida de ajedrez con monumentos que jugamos los madrileños contra no sé cuál otra ciudad del mundo —nuestro anterior movimiento fue situar la Puerta de Hierro, que sería una torre, a cien metros de su lugar original—, y de una de las repulsivas esculturas de Botero. Creado en 1972, sigue la estructura de todos los museos de cera del mundo, por lo que tiene secciones de espectáculos con los Beatles y un tremendo E.T. como estrellas; deportes donde no le duelen las rodillas a Rafa Nadal; infantil con un Harry Potter que da pánico; historia, que es la sección más descacharrante con un Séneca que puede ser cualquiera y unos Reyes Católicos que parecen Karina y aquel marido peluquero que tenía; y literatura con un Neruda para el que apuesto todo lo que tengo a que usaron como modelo a Juanito Navarro, algo no tan lejano a la realidad como pueda parecer.

Seguir leyendo en Jot Down.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *