La cama desecha de Marilyn

Texto publicado en SPEND IN en junio de 2014


Ya no quedan palabras nuevas que decir sobre Marilyn Monroe, no queda ningún adjetivo que asociar a aquella prototípica rubia californiana que, haciéndose la tonta, se abrió camino en el maravilloso cine de mediados del siglo XX para llegar a completar en apenas diez años una filmografía casi perfecta, rodando obras maestras como La jungla de asfalto, Eva al desnudo, Cómo casarse con un millonario, Con faldas y a lo loco o Vidas rebeldes. Casi ninguna de sus películas es olvidable; ya fuera ella o su representante quien escogía los guiones, lo hacía con una inteligencia que ya hubiera querido para sí Hedy Lamarr, que rechazó nada menos que Casablanca, Luz de gas y Laura… Aunque la vienesa ya se entretenía lo suyo inventando el WiFi para todos nosotros en sus ratos libres.

En 1961, un año antes de su muerte, ya de lleno en su espiral de alcohol y drogas, Marilyn posó para un joven fotógrafo canadiense llamado Douglas Kirkland, a quien la revista Look había encargado un reportaje sobre la estrella para celebrar el vigésimo quinto aniversario de la publicación. La actriz quiso intimidad, dijo como los toreros “dejadme sola” y todos salieron de la habitación, quedando ella a solas con el fotógrafo. Él, con su Hasselblad; ella, desnuda en una cama, tapada únicamente con una sábana blanca. Y Kirkland apuntó y se puso a sacar fotos a la mujer total, y ella le respondió juguetona, traviesa, es decir, extremadamente sexy, posando abrazada a la almohada, enroscada en la sábana, retozando y poniendo mohínes y, como no podía ser de otra forma, creó el enésimo mito sobre la Monroe, una sesión de leyenda en la que las fotografías que la componen muestran a una Marilyn estremecedoramente bella a sus treinta y cinco años, más hermosa y frágil que nunca, más mujer y mucho más atractiva que todas las jovencitas quince años menores que ella que buscaban la fama por Hollywood en aquellos años…

Seguir leyendo en SPEND IN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *