Archivo de la etiqueta: la buena vida

La buena vida: Un concierto sin Irantzu

Texto publicado en PopMadrid el 6 de mayo de 2009

¿Cómo iba a funcionar La buena vida en directo sin Irantzu? ¿Saldría Javier de su aislacionismo para que todas las miradas no se centraran exclusivamente en el esforzado de Mikel? ¿Unas coristas, quizá? Realmente poco importaba.

Ayer me pasé por el Teatro Maravillas -sala que me gusta bastante, aunque desde que se fue Coralie Clément hasta que empezaron los donostiarras nos dejaron a oscuras veinte minutos, no pude leer mi libro de Carrere, y casi me duermo- para ver a La buena vida presentando las canciones de su single “Viaje por países pequeños”. Y no me defraudaron, como era previsible.

Con la sala mediollena, La buena vida repasaron de un tirón un par de docenas de los cientos de miles de clásicos que tienen, Ayer te vi, Ventura, Tormenta en la mañana de la vida, etc., y nos dejaron para los bises los tres temas de su nuevo disco, con la coda -con la gente ya saliendo por las puertas- de la maravillosa Los planetas.

Ni más simpáticos ni mejores músicos de lo habitual, La buena vida tienen un extraño magnetismo en directo, que hace de sus conciertos algo siempre recomendable y agradable de ver. Eso sin contar el monumental repertorio que poseen.

Por su parte, Coralie Clément, a quien no conocía, me pareció más divertida y sin tanta pose como casi todas sus compatriotas, con un repertorio bastante variado, del que solamente sobraron un par de inevitables manonegrismos, algo en lo que, por otro lado, siempre cae cualquier músico del otro lado de los Pirineos.

La buena vida “Viaje por países pequeños” (El volcán, 09)

Texto publicado en PopMadrid el 24 de abril de 2009

Disco inesperado por quienes ya pensaban que La buena vida se habían extinguido y esperadísimo una vez salió la noticia de su salida, y mucho más cuando tras la retirada de Irantzu decidieron seguir sin cantante femenina pasando Mikel de nitivamente al primer plano (no como sus demoníacos sosias que sí que buscaron a una sustituta), “Viaje por países pequeños” no defraudará ni a quienes se acerquen por primera vez a la exquisita música de los donostiarras ni a los muy cafeteros e irreductibles seguidores de la banda.

Tres canciones forman este aperitivo de un prometido elepé, y ese escaso minutaje a lo mejor ayuda a no echar de menos a la señorita Valencia, aunque los coros iniciales de la estupenda versión de Poch que da título al disco le pongan a uno los pelos de punta por su similitud con muchos coros de los que ella hacía. La versión es muy respetuosa, dándole el inevitable barniz melancólico que Mikel con su terciopelo da a todas las canciones que canta, pero quitando casi toda la retranca que Poch, Marqués del Tendedero Alto y Bajo, ponía en todo lo que hacía, y el descaro de Coral de Aerolíneas Federales en los coros.

Las otras dos canciones, de cosecha propia, transitan por terrenos conocidos, por lo menos la primera, Año bisiesto, un poco vista y apresurada. En cambio la última canción, Puede que hoy sea el día, mucho más acancionada, cincuentera y soulera, Mikel de crooner relamido y acartonado se crece, ayudado por los vientos y algunos dedos que se pasean en el piano, logrando un nal de canción inmejorable.

“Viaje por países pequeños” es la vuelta, con la clase de siempre, de un grupo atemporal que nunca falla, aunque se le desprenda un iceberg que parecía unido por el corazón al grupo, y que sigue tocando canciones bonitas como lo vienen haciendo desde hace veinte años.